Oferta del día: Ayyy paaayoo que me lo quitan de las manos.

Gracias por clicar majete

martes, 23 de febrero de 2016

Soy profesora de instituto

Hola, amigos del Pobre Pecador. Este post va especialmente dedicado a Cazadividendos. Espero que no le importe verlo por aquí pero empecé a escribir y quedó tan largo, que pensé que igual en forma de post no estaría mal.




Te explico por fin cómo vivo yo el trabajo de dar clase en un instituto. Creo que me va a quedar un poco largo pero me parece necesario contextualizarlo un poco, porque entiendo que las circunstancias personales influyen mucho. En mi caso, voy a hacer doce años de docencia y desde el año uno me di cuenta de que esto de la educación escolar, tal y como se hace, es una farsa. La administración hace todo lo posible para que el alumno apruebe, aunque no sepa hacer la “o” con un canuto. Es cierto que las leyes educativas deben ir adaptándose a la sociedad, y que seguramente la EGB que tanto añoramos algunos no sería eficaz hoy día, porque entre cambios tecnológicos y cambios sociales (los alumnos de hoy no son como los que éramos nosotros -habla una nacida en los inicios de la década de los 80-).




Yo voy a exponer mi experiencia en mi trabajo, sin menoscabo ninguno de otras profesiones que pueda haber mucho más duras. No quiero decir que este trabajo sea mejor ni peor que otros. Será mejor en muchas cosas y peor en otras, todo es relativo.
En mi caso, soy una persona con un expediente académico intachable (qué pedante queda, pero jolín, es cierto), que habla varios idiomas, que ha hecho un doctorado y tiene aspiraciones más allá del funcionariado. Esto puede condicionar también mi visión, porque tengo compañeros de todo tipo: algunos tendrían muchas opciones fuera de la docencia y otros están más limitados. Lo digo porque cuando tienes más opciones, la ambición te hace no caer en la autocomplacencia para así medrar y encontrar un puesto de trabajo que satisfaga más.

Por un lado, ya llevo bastantes años en este trabajo y creo que ya no me aporta nada más. Quiero hacer otras cosas; las cosas que uno verdaderamente quiere hacer y no puede mientras que dependa de un trabajo que le esclaviza. Yo me siento un poco así, la verdad.

En fin, creo que este extremo es general y común a casi cualquier empleo. Mi gran esperanza es el B&H, con esa finalidad tengo la ilusión de jubilarme unos añitos antes si puede ser ¿Por qué? Explico:

- La docencia puede ser un trabajo maravilloso. Te relacionas con personas y muchas de ellas son muy lindas, chicos y chicas con talento, ganas de trabajar, cariñosos, unos estudian más y otros menos, pero los hay educados, respetuosos...gente agradable. Sin embargo normalmente en el mix de grupos que tienes que impartir hay de todo y se hace bastante sufrido de soportar la falta de educación que tienen muchos de ellos (no todos, ni mucho menos, repito).




Estar una hora en una clase de ESO es AGOTADOR. Os lo prometo. Tienen muchísima energía y debes estar como una sargento en tensión para evitar que la cosa se descontrole, entonces acabas muy cansada. O si te toca darles clase a las últimas horas, ya es lo peor. Te puedes pasar treinta minutos para corregir una actividad y tienes que aguantar muchas faltas de respeto que si de mí dependiera, no se las aguantaría. Pero claro, no les puedes contestar siempre, te aguantas porque es tu trabajo. Una hora con un grupo malo se te puede hacer interminable; en cambio, con un buen grupo puedes estar súper a gusto. Normalmente tienes un poco de todo, pero lo malo suele ser predominante. Pensemos en los que trabajan cara al público, pues esto es así pero a lo grande. De treinta en treinta y trato continuo.

- No se debe pasar por alto que gran parte de las tareas que tenemos que hacer NO son docencia. Por ejemplo, las guardias; si falta algún compañero te tienes que meter en su clase y los niños si no tienen nada que hacer, pues quieren hablar, tú tienes que controlar eso. En mi centro la mayoría de veces las guardias se hacen cómodas, pero como siempre, si te toca algún grupo con algún “listillo” o un grupo revoltoso, la llevas clara. Otra vez saldrás hecha un trapo, sin energía. Y cuidado con no gritar mucho, que no serás el primero en quedarte sin voz.

- Una tarea que no nos suele gustar mucho es la de TUTORÍA de un grupo. Al ser tutor (y lo eres siempre, a no ser que tengas otro cargo un poco mejor) debes encargarte de tratar con las familias de los alumnos, y os aseguro que este es un trabajo raramente gratificante, muy “time consuming” que se dice allende los mares, y que no está pagado. Te toca hacer de educadora social, psicóloga, pedagoga, árbitro, “coach”, representante del centro educativo, representante del alumno, del padre,  y de la madre. Rellenar cien mil papeles y protocolos porque sí. La mayoría de veces, inútiles, que te dejan sin tiempo para hacer lo que te gustaría que es, preparar clases.




- Un punto muy importante es que el grueso de alumnos, yo diría tal vez el 80% no quiere que tú estés ahí, o no quieren ellos estar ahí, por lo que su comportamiento deja mucho que desear y quema mucho que no te dejen trabajar. ¿Vosotros os imagináis que estéis en la oficina redactando un informe y cada minuto venga alguien a quitaros el boli? Pues imaginaos algo así, porque las interrupciones, faltas de interés, de respeto y de todo, son el pan de cada día. Con esto no quiero decir que no haya alumnos magníficos, que los hay, y que me deje la piel por ellos, porque son los grandes damnificados de esta situación. Como yo siempre digo, a mí me pagan a final de mes, pero estos chicos, se quedan sin educación y a veces es que no hay manera de dársela cuando te dicen, como a mí me han dicho “a mí no me manda ni mi padre”, o te rayan el coche, que también lo he vivido, y otras cositas.

- El estrés cada día es muy alto. Los cambios de clase son como un terremoto de magnitud seis: chillidos, empujones por los pasillos, gritos, cuando vienen del patio también suele haber malos olores. Yo cada año tolero peor esto. El ruido es muy molesto siempre, excepto dentro de clase cuando la cosa va bien, claro. Que más o menos suele ir bien, pero a costa de ponerse en “modo sargento” y que tampoco funciona siempre, debiendo recurrir a otras cosas como poner sanciones, etc.




- Es verdad que no tienes la presión de entregar un proyecto a un cliente tal día, pero hay muchas presiones también, sobre todo en época de evaluaciones finales, y si te toca un caso peliagudo, se pasa mal.

Creo que ya me estoy extendiendo mucho y tengo la sensación de no haber dicho casi nada. No sé si este “post” merecerá el interés de los lectores o no, pero volviendo a los planteamientos de algunos comentarios del blog de CZD, que decían que compañeros informáticos que habían ido a Secundaria a dar clase estaban muy contentos, comento dos cosas:

1. Que es verdad que lo suelen decir, porque yo también he conocido muchos compañeros que venían de la empresa privada, y todos dicen lo mismo.
2. Que hay que tener en cuenta, por otro lado, si estas personas dan clase en FP o en la ESO. Porque cambia mucho la cosa, y eso que en la FP también tela marinera, pero lo peor es la ESO. Con mis grupos de Bachillerato, si tengo algún alumno faltón no me corto y le hablo clarito, pero por lo general el problema suele ser que no estudian, y el nivel académico pésimo con el que llegan (y con el que se van), que no es moco de pavo. Pero en comportamiento y disciplina es otra cosa.

Además, es sabido que es una profesión con muchas bajas laborales (muchas de ellas abusadas, lo sé porque lo he visto en gente que si le picaba el pie, se daba de baja; ahora menos porque se han puesto más estrictos en Inspección con este tema, cosa de la que alegro. Bajas sí, pero no por el morro, que hay gente muy abusona, os lo prometo). A este respecto digo que a mí me afecta, y a otros compañeros también, pero también hay gente que lo lleva mejor. En este sentido depende del carácter, y si uno tiene más vocación de educador social que de docente pues supongo que se lo pasará mejor que otro. También la gente que habla mejor es la que lleva pocos años, es normal, cada año se acusa más el cansancio, en este trabajo y en todos.

Por eso, amigo Cazadividendos, creo que si realmente te gusta la docencia, podría ser una buena experiencia para ti pero me permito hacerte un par de sugerencias:

- Que si lo haces ya desde la IF te limites a una media jornada, que es más que suficiente (ya se sabe que lo poco gusta y lo mucho empacha) y nuestra jornada es de 37,5 horas semanales, no solo las de clase. Y que aunque no me quejo ni del horario ni del sueldo, las condiciones de trabajo no son óptimas. Pienso que si se va desde una situación de libertad, con tiempo y energía para afrontar la docencia, puede gustarte mucho.

- Que si puedes elegir, mejor FP que ESO/Bachillerato.

Después de todo lo dicho, que nadie piense que trabajo sin ganas. En mi centro nadie diría eso, es más creo que dirían lo contrario: mis compañeros y directivos, que ven cómo estoy en cursos de formación, lidero proyectos educativos, etc. continuamente y sobre todo, mis alumnos, con los que me vuelco cuando se dejan enseñar. Es un gustazo luego en una graduación cuando te dedican palabras bonitas y cuando conectas con un grupo de chavales, que también pasa mucho, lo pasas también muy bien en este trabajo. Pero, repito, para mí ya no merece la pena más. Los contras son más fuertes, pero claro, es un proceso, no se puede cambiar de la noche a la mañana.




Aunque esto vaya de profesores, creo que si lo hiciéramos con otra profesión o trabajo cualquiera, no serían muy diferentes las conclusiones. Al final lo ideal es ser libres y entonces haríamos el trabajo que más nos gustara, mientras nos llenara y dedicándole el tiempo que quisiéramos: ni más ni menos. Todos los trabajos tienen lo suyo.

Gracias por leer tantísimo,
La anónima enmascarada.




Bueno y hasta aquí la entradita de nuestra amiga, La anónima enmascarada, ahora voy yo a hacer de las mías...Pero tranquilos, no voy a caer en la gracieta fácil de colocar una foto de una pofe pibón...












Bueno , vale soy muy predecible...


Demasiado predecible...


33 comentarios:

  1. Amiga anónima enmascarada muchas gracias por contarnos como es la vida del profe, y que no es solo eso que muchos nos imaginamos de Vacaciones en verano, navidad, y semana santa...sino que hay mucho más como que os lleváis el trabajo a casa...y que vuestra jornada no acaba con el sonido del timbre sino que se alarga y alarga...Y alarga.

    Este es uno de esos trabajos como la medicina, o la religión en el que sí o sí, hay que tener vocación...

    Invito a los demás amigos a contarnos cómo es su trabajo para publicarlo en el Rincón...

    Pd...espero que no te haya molestado lo de las fotos de las profesoras sexys...es que no he podido contenerme, je,je,je. (eso sí, he escogido las fotos más light...Porque no veas lo que hay por Google)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada23 de febrero de 2016, 16:58

      (Hola, amigo PB. Nos hemos cruzado en los mensajes.)
      Jajaja, no me ha molestado, están medio decentes, no te preocupes. Además aunque te protestemos las féminas, es tu blog, así que solo faltaba. Yo solo te digo que también hay profesores cañón, ahí lo dejo :p
      Yo también pensé eso de que a lo mejor podría estar bien para que cada cual comentara un poco sobre su trabajo. Si despotricamos un poco nos da ánimos para ahorrar y comprar más acciones jejeje es broma.
      Tienes razón en que es un trabajo vocacional, y aunque te guste, cuando la carga de trabajo y el estrés se pasan de raya, te hacen no disfrutarlo, y eso es una pena. En el caso de los profesores, no es solo eso, sino, principalmente, la actitud de los alumnos y lo que hablaba Concha en su anterior post, que nosotros lo vemos reflejado a diario en el aula.

      Eliminar
  2. La anónima enmascarada23 de febrero de 2016, 16:53

    Hola, Pobre Pecador,
    muchas gracias por publicar mi parrafada, el post es de los dos, porque el trabajillo de buscar las imágenes, el título al post... (se me pasó!), etc. no es poco. La verdad es que lo escribí muy improvisadamente y espero que a alguien le pueda entretener por lo menos, y aportarle algún punto de vista nuevo. Si después quieren echar leña sobre mí, aquí estaré jeje. Y si no les gustan, siempre pueden pasar directamente a leer los chistes, jejej.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Hola anónima enmascarada.
    Muy interesante tu narración. La verdad es que entre tú y Concha me estáis poniendo difícil cumplir con la palabra que le dí al pobre pecador, de escribir algo para el Rincón, porque es como si me fuerais adivinando párrafos enteros de lo que iba a tratar yo también, y claro se me empieza a poner cuesta arriba cumplir jejejeje.... bueno, pero por la boca muere el pez así que no me queda otra que esforzarme más para no repetir parte de lo que las dos habéis dicho ya...

    Hace unos días vi un video que hay en El Mundo digital, en el que Joaquín Sabina y Arturo Pérez-Reverte charlan sobre varios asuntos, de cultura, política, etcétera, y en él, como no, sale el tema de la educación, de que en España no haya habido en todo lo que llevamos de democracia (ejem, ejem, carraspeo) ni un sólo pacto de estado para hacer un proyecto educativo común, mayoritario, que no se toque gobierne quien gobierne después, porque ya sabemos que es justo lo contrario, que cuando llegan los vecinos de la bancada de enfrente lo quieren cambiar y derogar todo de prisa y corriendo, pero siempre dejando si cabe más perjudicado el nivel de la enseñanza, o sea a peor.

    Hay sin embargo una frase de las que dices que me ha chocado especialmente: ese alumno que dice "a mí no me manda ni mi padre"...¿qué se hace con un individuo así? pues nada supongo ¿verdad?... ¿o vas a llamar a su padre y preguntarle si lo que su hijo dice en clase realmente es así?...no, supongo que no porque si lo haces no tendrás a nadie en la dirección del centro que te respalde llegado el momento ¿cierto?...tal vez sería más apropiado invitar al juez Emilio Calatayud a que se pasara por el centro y diera una charla a tus alumnos, incluido el que soltó semejante disparate; creo que sería más efectivo...

    Bueno, no me enrollo más. Me ha gustado mucho todo lo que has contado, de verdad. Un beso virtual para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada23 de febrero de 2016, 20:03

      Hola, Mediosiglo. Gracias por tus palabras. Anímate a escribir que yo por lo menos estaré encantada de leer tus reflexiones, y Pobre Pecador es un anfitrión cibernético de diez, no te va a poner pegas me parece a mí.
      Lo del pacto educativo llevan diciéndolo ni sé; yo ya he pasado por cuatro leyes educativas estatales (LOGSE, LOCE -que no se llegó a aplicar-, LOE, LOMCE -que ahora está que sí pero que no-), más los correspondientes desarrollos autonómicos, y quién sabe lo que nos queda por ver. Es una vergüenza que no se pongan de acuerdo en elaborar una ley sólida y se comprometan a respetarla, porque en el día a día sí que vemos que la falta de recorrido y confianza en la ley afecta a la práctica. Se gastan mucho dinero en programas educativos y cosas que luego a los dos años ya están obsoletos, o donde dije digo digo diego...
      Los alumnos de casos más extremos como el de "no me manda ni mi padre" son difíciles, sí, pero bueno, hay de todo... algunos se consiguen por lo menos integrar un poco, que respeten las normas de convivencia del centro, con ellos eso es un logro. Hay que tener mano izquierda (o mano dura), también según el estilo de cada cual. Los hay que están perdidos y te da mucha pena en realidad: chiquillos de familias con muchos problemas, por ejemplo, y la escuela sola no puede con eso. Muchas veces ves que se van a la calle, no acaban ni la ESO, cuando tú sabes que solo depende de ellos cambiar de actitud y labrarse un futuro o por lo menos intentarlo. En otros casos hay alumnos conflictivos que ya a esa tierna edad debutan en la delincuencia.
      Y estoy hablando de un centro normal, en zona más o menos buena. El caso es que las cosas no tienen muy buena pinta; de hecho una gran parte de mis compañeros/as con hijos los llevan a concertados e incluso a colegios privados (que valen una pasta)... porque no quieren que les toque "una clase mala".
      Hala, yo sí que me he enrollado, jeje
      Besos también.

      Eliminar
  4. Yo no soy profesor de secundaria pero pude serlo. Si no los soy es porque no me vi con los cojones suficientes para soportar a 30 adolescentes dando por saco...

    No soy profesor, pero fui alumno y compadezco a alguno de mis profesores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada23 de febrero de 2016, 20:06

      Hola, Paco.
      Yo he conocido gente que después de hacer el máster de Secundaria y hacer las prácticas se ha quitado definitivamente la idea de ser profesor. Dicen que les ha servido para salir de dudas jaja. La verdad es que no me sorprende.
      Pero como digo, también hay personas que por su carácter no lo llevan tan mal (peor será, siempre digo yo, funcionario de prisiones o médico de urgencias!). Además tal como están las cosas, es un trabajo muy goloso por el sueldo decente y las muchas vacaciones. Pero sí que es un trabajo que curte mucho.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Hola, Anonima Enmascarada,

    Muchas gracias por la explicación. Más o menos es la idea que tenía. Ahora la desarrollaré, pero como sé que me acabaré metiendo en un jardín (es muy complicado no hablar de estas cosas sin molestar a los implicados) me gustaría dejar claro que respeto mucho el trabajo de los profesores. Es muy difícil, hay que tener vocación y la sociedad actual, que construye padres "tontos" os lo pone muy difícil. Si alguna palabra queda de mi comentario queda brusca, arrogante o hiriente espero que no entendáis que no es mi intención. Sólo quiero explicar por qué me planteé en 2011-2012 estudiar el master de secundaria para dar el salto a la enseñanza.

    Como decía, ser profesor de secundaria es duro, no lo discuto, pero yo lo comparo con mi trabajo y no tengo ninguna duda de que estaría mejor que en mi trabajo. Os pongo varios ejemplos:

    Hoy he dejado de trabajar a las 18:15h. No ha sido un día especialmente estresante. Esta mañana estaba a las 6.50h en mi puesto de trabajo. Una semana laboral minima son unas 50h presenciales. Y digo mínima, yo he tenido épocas de 60 horas semanales. Sinceramente, ¿cuantos profesores conoces que trabajen 10-12 horas diarias?

    Evalúo a la gente que trabaja en mis proyectos, propongo sus aumentos de sueldo y/o sus renovaciones y/o sus conversiones de contrato de trabajo. Muy bien no me miran. En general, todo el mundo cree que se merece más de lo que le dan...

    Yo soy el malo de la película, el que fija la fecha de entrega de un proyecto y el que se encarga de que se cumpla. Si al final no se llega la gente de mi equipo me mira mal porque "les hago trabajar". Poco importa que en los primeros meses del proyecto se haya trabajado a medio ritmo. Siempre soy el malo por apretar al final.

    También soy el que negocia con el cliente el alcance de un proyecto y el discute la valoración económica. El cliente siempre tiene razón (o eso cree) y puede ser muuuuuy maleducado. Ser el que paga parece que da licencia para hablarte en tono altivo o exigirte más de lo que pone el contrato.

    >> SIGUE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. << SIGUE

      Como ves, una parte muy importante de mi trabajo es decir "no" muchas veces a mucha gente (a mi equipo, al cliente y a mi jefe) y decir "no" desgasta emocionalmente. Creo que tienes que tener mucho aguante para ser capaz de lidiar con todos estos actores y no tener crisis de ansiedad cuando surgen los problemas (que surgen y con bastante frecuencia). A mi me ha costado mucho tiempo aprender.

      He hecho prácticas del master de secundaria en un instituto de un barrio marginal de Barcelona, con problemas de bandas y drogas. No creo que fuese un instituto precisamente fácil, pero a las 17:00h no quedaba nadie (solo yo hablando con mi tutor). Cuando iba antes del trabajo, a las 7:30h por ejemplo, me lo tenían que abrir para mi, y cuando faltaban 5 minutos para las clases empezaban a llegar los profesores. Y el estrés de las clases (lo que yo vi) no es comparable ni remotamente a lo que yo vivo en el trabajo.

      Dicho esto, mi visión no deja de ser parcial (es lo que yo he visto/vivido) y lo comparo con mi trabajo, que es exigente en jornada laboral y muy estresante. Si a eso le sumamos que la enseñanza me gusta, mi opinión es bastante clara. Pero vueelvo a decir, mi visión de la vida en el instituto me la he formado con 200 horas de prácticas en él.

      Para mi cambiar a profe de instituto creo, y remarco "creo", que sería una mejora en mi calidad de vida. Igual que para una persona que esté asfaltando carreteras mi trabajo le parecerá una mejora y mis quejas por el estrés y la jornada laboral un insulto.

      Luego hay algo que para mi (para mi) es incontestable: no hay color entre negociar con un cliente o enseñar a un niño/adolescente. Lo primero es un trabajo, lo segundo es un placer. Está claro que los adolescentes no son lo que eran , que los padres no son lo que eran y que los recursos no son lo que eran, pero creo que este punto aún compensa. Y fíjate que en ningún momento he hablado de las dichosas vacaciones. Si tienes 3 meses de vacaciones, ole tú, ojalá yo las tuviera. Yo me centro en lo que tienes que hacer cada día y en lo que te realiza tu trabajo.

      Finalmente, supongo que todo el mundo ve lo de los demás mejor que lo suyo. Y yo veo mejor la enseñanza que la gestión de proyectos de TI.

      Un beso y muchas gracias por contarnos tu experiencia,
      Czd

      Eliminar
    2. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 9:29

      Buenos días, CZD,
      te comprendo perfectamente. Siempre digo que no cambiaría por un trabajo con horario más exigente (para eso me quedo sufriendo en este), ni tampoco en uno que me pagara mucho peor (a un solo poco peor sí cambiaría, si fuera menos estresante.
      Mi intención no era defender a capa y espada esta profesión, en la que además inciden muchas variables, sino contar mi experiencia.
      Y estoy de acuerdo en que siempre tendemos a protestar de lo nuestro y ver mejor lo de los demás, pero eso es solo fruto del desconocimiento la mayoría de veces, y por supuesto no estoy yo libre de hacer lo mismo.
      Lo que sí te comentaría es la parte en que dices que enseñar a un adolescente es un placer. Te aseguro que pocas veces. La mayoría del tiempo es un dolor jeje. Y a mí me gusta la enseñanza, eh? pero en estas condiciones te aseguro que es muy difícil, lo que no quita para que también tengamos nuestras pequeñas alegrías diarias, eso no te lo discuto.
      Besos y gracias a ti por leer.

      Eliminar
  6. Olvídate, lo mejor es no trabajar. Jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando le coges el gustillo, ya no lo dejas.

      Eliminar
    2. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 9:32

      Jajaja, esa es mi idea, Roberto Carlos! Y luego montar una huerta con animales, para mi tiempo libre :)

      Eliminar
    3. Y aunque cultivar la tierra es un muy duro trabajo para la mayoría, para ti sería un placer.

      NO voy a trabajar al campo.
      SI voy a entretenerme en mi huerto.

      Eliminar
    4. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 22:03

      Que ahí nos veamos todos! por mi parte sigo en el camino,
      gracias :-)

      Eliminar
  7. Buenas anónima enmascarada,
    Para mí sois los héroes actuales intentáis educar a las nuevas generaciones con los recursos y las condiciones actuales uffff.
    Lo dicho para mí sois unos campeones-as.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 22:08

      Muchas gracias, Gerónimo.
      Para mí los héroes son los médicos, siempre lo digo, y otros muchos profesionales. Todos somos necesarios.
      Como docentes tenemos que poner nuestra parte, y se hace con mucho gusto. El problema es que el ratio esfuerzo (tuyo)- beneficio (al alumno) es muy pequeño... pero bueno, eso es lo que nos toca a nosotros.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Yo tengo un amigo de la infancia que estudió Filología inglesa y es profesor de inglés, en un instituto de Madrid...
    El contacto lo hemos perdido, pero de vez en cuando, le veo por Plasencia...Pero que muy de vez en cuando.

    Recuerdo una vez, hace unos años, que estuvimos charlando, y contándonos nuestras vidas, y eran esos tiempos en los que no había crisis y cualquier peón de albañil se levantaba 3000 euritos al mes...
    Recuerdo cuando mi amigo me habló de lo difícil que era lidiar a diario con algunos alumnos, y de lo harto que estaba de su profesión.
    Yo le dije que en nuestros tiempos, cualquier maestro tenía autoridad y tú le respetabas por la cuenta que te tenía, pues te podías llevar una hostia doble...la del profesor y luego en casa la de tu padre...siempre había algún gentuza, pero se arreglaba expulsándolo del colegio...

    Él me dijo que eso hoy en día no se puede hacer, porque hasta te denuncian...pero lo peor es que estaba tan desmotivado por la enseñanza que literalmente pasaba de complicarse la vida...

    Me dijo. ¿tú que quieres, que me destrocen el coche, que me rajen las ruedas...QUE ME RAJEN A MI?.

    Bufff. entiendo a mi amigo, y eso que eran tiempos pre-crisis.

    Imaginaros ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 22:11

      Jeje, yo comprendo bien a tu amigo. Pero tampoco me quiero poner quejica, que además me parece que retroalimenta ese malestar; pero yo uso las quejas para darme fuerza para comprar acciones (pues sí, no sé si haré bien o mal pero me apoyo mucho en eso).

      Eliminar
  9. Hola a todos:

    Había empezado a escribir y a mí también me ha salido un mensaje más largo de lo que pensaba...

    No sé, no sé, Czd, puedo equivocarme, pero tengo la sensación de que podrías ser un buen profesor.

    No voy a hablar de las leyes de educación, ni de los muchos problemas que acucian a la enseñanza y que no dependen de mí, pues no tengo control sobre ellos, así que me limitaré únicamente a mi experiencia, mi sentir, y mi manera de enfocarlo a nivel personal.

    He sido profesora en un centro concertado durante ocho años , y las edades de mis alumnos comprendían desde los 12 años hasta COU. Impartía docencia a todos esos cursos, y en algunas clases he llegado a tener más de 40 alumnos. También soy educadora (de familia numerosa) en casa, y me quedan bastantes años.

    Para mí la educación es el trabajo más apasionante, fascinante y bello que existe en el mundo, porque consiste en aprender.

    Eso requiere en todo momento autoeducarse uno, y los alumnos y los hijos son los grandes maestros. Así lo veo.

    Ya sé que en muchos momentos es un trabajo que puede hacerse aborrecible, ingrato, desesperante, comprendo bien a la anónima enmascarada, cierto todo lo que dices, sí, sí, lo que queráis, por eso mismo sólo debería ejercerse con una grande y verdadera vocación. Hay, y siempre habrá, buenos profesores de esos que dejan huella indeleble y nunca se olvidan, lo cierto es que también hay muchas personas que acaban en la enseñanza porque no han podido salir adelante en otra cosa, no encuentran más opciones fuera de la docencia, y finalmente optan por prepararse unas oposiciones, y eso me parece triste, y con unas consecuencias nefastas para la calidad de su trabajo y para la propia persona en cuestión.
    Estoy cansada de verlo en buena parte de los compañeros que he tenido: acaban desanimados, frustrados, deprimidos y desmotivados, incapaces ya de transmitir entusiasmo y chispa a los alumnos. Si eso nos ha pasado en muchos momentos a los que amamos la enseñanza, imaginaros lo que puede ser para quienes llegan allí sin vocación, buscando "una salida".

    Para mí la educación ha de ser FÉRREA, considero la DISCIPLINA indispensable, sana, y buena, tanto en la escuela como en casa. Esto es lo más difícil, porque va todo en contra. Curiosamente, nunca he visto que a la hora de la verdad, y por mucho que se diga, esto se apoye, todo suele quedarse en palabras. Pero es necesario que el alumno aprenda a responsabilizarse de sus actos y asumir las consecuencias buenas y malas que de ellos se derivan. Aquí hay una laguna grande, la sociedad tiende a enseñar al individuo a eludir responsabilidades, a fomentar la cultura del subsidio, y a hacernos creer que tenemos derecho a todo, incluso sin ganárnoslo. Volviendo a la disciplina: en su justa medida, es compatible con el amor y sensibilidad para sacar lo mejor que los alumnos tienen dentro, y transmitirles el gusto por aprender y superarse a sí mismos. Si no hay chispa y pasión por desarrollar el potencial del que tienes delante, no concibo dedicarme a algo tan duro, ingrato y agotador a cambio de un sueldo. De veras que no compensa.

    A mí me apasiona la enseñanza, me gustan los adolescentes, aunque soy estricta y exigente, no me ablando facilmente (de no ser así, no hubiera podido hacer mi trabajo, se me hubieran subido a la chepa). Pero es que, CREO ciegamente en el potencial de cada uno de los alumnos, incluso de los, aparentemente, más "indeseables" o problemáticos. Les hago creer que "pueden" porque yo lo creo, y pueden. Y eso me emociona y alegra más que ninguna otra cosa.

    ResponderEliminar
  10. Pero tengo un problema con la enseñanza, y con cualquier trabajo por cuenta ajena, y es que no quiero tener que dar cuentas a nadie, ni tener que cumplir un horario no elegido por mí, ni tener un director observándome, ni aguantar majaderías de ciertos padres, ni la burocracia inútil, pero sobre todo, mi arrogancia natural hace que me produzca urticaria la sensación de control sobre mi persona por parte de alguien. Tanto es así, que dejé voluntariamente la enseñanza y me convertí en autónoma, que es lo que a mí me va: independencia total sin dar cuentas a nadie y sin jefe, aunque eso implique, en mi caso, trabajar muchas más horas, pues mi trabajo me encanta, y mi perfeccionismo es un poco exagerado, y tampoco he sabido nunca delegar en nadie, lo cual es negativo.

    Cuando pasé a ser mi propia jefa tuve una sensación de libertad tan maravillosa, que nunca me he planteado volver a la docencia, a pesar de que me lo han sugerido en varias ocasiones.
    Y sin embargo, sigue fascinándome el desarrollo del potencial humano y todo lo que tiene que ver con el crecimiento personal porque cada ser humano me parece una maravilla llena de sorpresas y capacidades. Incluso recientemente he hecho un curso muy completo para educadores, y seguiré aprendiendo, sólo porque sí.

    Ahora, mis principales "inversiones" son la educación de mis hijos, mi vida familiar y cultivarme a mí misma.
    Cada día estoy más motivada con esto del Buy&Hold, y agradecidísima a todos vosotros por vuestras aportaciones, que tanto han influído en mi vida en estos últimos tiempos.

    Volviendo a CZD, no lo interpretes como un consejo (¡Dios me libre!), pero se perciben en ti (te sigo desde hace tiempo) cualidades muy necesarias en un profesor: generosidad, responsabilidad, iniciativa, proactividad, firmeza, y lo más importante: valores claros. Bueno, esa es sólo mi percepción a través de lo que escribes.

    Veo que se me ha ido la mano, y me he pasado un poco...

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anónima enmascarada24 de febrero de 2016, 22:02

      Hola osoyogui,
      gracias por tus comentarios. Yo comparto todo lo que dices sobre la educación, pero la práctica ha acabado por quitarme esa ilusión en lo referente a la educación tal y como la veo en el instituto.
      Tal vez mi "vocación" no sea tan fuerte, o la tuve y se me fue, no lo sé. Me sigue gustando y disfruto, pero ya voy predispuesta con mal ánimo muchos días, porque sé que voy a acabar con dolor de cabeza, sin energía, y sé que ahí no quiero seguir hasta que me jubile. Intento sacar dividendos para poder pedir media jornada en unos cinco o seis años. Estoy segura de que con la mitad de carga lectiva lo veré todo mucho mejor :-)
      Yo también invierto en dividendos para poder invertir en tener más tiempo libre, que repercutirá en ser mejor profesora, mejor (futura) esposa y mejor (futura, y si dios quiere) madre.
      Muy interesantes tus reflexiones como autónoma. A mí me gustaría hacer algo para probar qué tal, tal vez cuando mi IF se empiece a materializar un poquito más.
      Un abrazo,

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tus palabras, son muy muy muy gratificantes :)

      Soy de la opinión que un ingrediente imprescindible de la excelencia es la pasión. Hoy me he pasado casi todo el día haciendo una macro de excel para automatizar una tarea que una persona de mi equipo hace cada semana y que tarda unas dos horas. Después de proponerle automatizar la tarea durante meses, al final lo he hecho yo. Y he disfrutado como un enano, mucho más que haciendo cualquier tarea de gestión. He ido a hablar con la persona de mi equipo varias veces para preguntarle lo que necesitaba y hacerlo a su medida. Ha acabado diciéndome que era muy útil y que le iba a ahorrar mucho tiempo, y que se notaba que me gustaba "arreglar problemas". Luego ha ejecutado la tarea y el ordenador lo ha hecho todo en unos 30 segundos, frente a las dos o tres horas de trabajo que tenía que realizar normalmente.

      Estoy convencido que la próxima vez que le proponga automatizar cualquier tarea, lo verá de otra manera.

      Muchas veces, la mejor manera de enseñar es con el ejemplo, con las ganas de mejorar y con el convencimiento y la pasión.

      Si trabajas con pasión, trabajarás bien.
      Si diriges con pasión, dirigirás bien.
      Si enseñas con pasión, enseñarás bien.
      Si escribes con pasión, transmitirás bien.

      Un abrazo,
      Czd

      Eliminar
    3. Si echas un quiqui con pasión...acabarás sudao. je,je,je.

      Eliminar
    4. Con lo bonito que te había quedao tu alegato de la pasión... seguro que has pensado : "hoy es un día muy bonito, verás como viene alguien a joderlo", je,je,je.

      Es que si no , no sería yo.

      Saludos

      Eliminar
  11. Osoyogui, me has dejado con la boca abierta...leo y releo tus dos exposiciones y pienso "esta mujer no debe ser de este planeta"...a ver, no me malinterpretes, quiero decir que es maravilloso todo lo que dices, tus palabras están llenas de sentido común y sabiduría, vamos que ojalá muchos maestros y profesores tuviesen las ideas y los principios tan claros...

    Oye, pobre pecador, ¿cómo consigues que estas tres mujeres de armas tomar nos cuenten estas cosas tan interesantes? ¿qué poder personal tántrico tienes tú para que Concha, la Anónima Enmascarada y Osoyogui se pasen por tu blog y nos deleiten con estos comentarios?...anda dime el secreto de la poción mágina, que me apunto yo también, jejejejeeee....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mediosiglo, que soy un canalla...a las mujeres les gustan los malotes...tipo Makinavaja como la foto de mi nick...

      Edito este comentario a las 12 de la mañana del día 25 de febrero:

      "150000 VISITAS" a mi humilde morada. Sí, definitivamente los sinvergüenzas tenemos tirón...
      Muchas gracias a todos...ahora a por las 200000.

      Eliminar
  12. Muchísimas gracias Mediosiglo por la parte que me toca. Creo que realmente la Enmascararda y Ososyogui se lo merecen bastante más que yo, porque ellas tiene las ideas claras desde el principio, yo sin embargo he llegado a tenerlas con la edad.
    Con la edad se adquiere una lucidez mental que ya la hubiere querido yo para mi con 20 añitos.
    Pero no se puede tener de todo en la vida, así que bienvenida sea la claridad de ideas, aunque nos llegue mayorcitos.

    Yo como sabéis soy funcionario, de Informática, llevo un departamento de Explotación de un centro mediano, unos 400 usuarios, desde hace más de 25 años.
    Me pasé a la Administración desde la empresa privada en el año 1988, con un contrato laboral, pues aún no existían puestos de informática en la relación de puestos de trabajo de la Administración.

    Por cierto CZD te suena el IBM PC/AT , el PC-DOS, los procesadores 8086 ...etc?
    Basta deciros que yo he trabajado con Xenix System V y cosas así, con maquinas que tenían 64 KB de RAM y discos duros de 10 MB. Y disquetes de 5 ¼....

    SIGUE>>>

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIGUE>>>

      Pero no voy a enrollarme con esto, voy al tema de hoy, la enseñanza.
      Como entenderéis en el año 88 casi nadie sabia lo que era un ordenador. En las oficinas se trabajaba con las maquinas de escribir y el papel cebolla (aquí le decíamos así al papel carbón) y los funcionarios por supuesto veían un invento del demonio eso de los ordenadores.
      Así que a mi, fundamentalmente me contrataron para introducir la incipiente informática entre mis compañeros funcionarios, además de para sacar adelante las dos únicas cosas que entonces se estaban informatizando, la nómina y el registro de entrada/salida de documentos.

      Y ahí me vi convertida en profe de alumnos “funcionarios de carrera”, muchos de ellos que me doblaban la edad, que encima yo era una mujer, que por aquel entonces las chicas en general no pasaban de auxiliares administrativos y a los que todo aquello les parecía “modernismos estúpidos” para perder el tiempo.

      Me pasaba al menos dos semanas al mes dando cursos, fundamentalmente de wordstar (eso era un procesador de textos primitivo que se iba a implantar) y después más tarde de Open Acces (creo que se llamaba así, ya ni lo recuerdo) que era una especie de suite integrada con hoja de calculo, procesador de textos y base de datos.

      No podeis imaginaros lo que era aquello. Me decian de todo, se dirigian a mí con socarroneria llamándome “niña” y hablaban de los “juguetitos”....

      Por los cursos pasaban gente de muchos Organismos, colectivos de muchos tipos, aun recuerdo uno o dos que dí, para los Ingenieros de Montes... No se me olvidará mientras viva!!!
      Señores de 50 y algo años de edad, a los que todo el mundo se dirigía como Don Fulanito y casi se arrodillaban ante ellos, instalados en la misoginia más pura y dura, y yo, con 30 y pocos años, contándoles allí una historia del futuro que venía...

      Recuerdo uno que me dijo un día que aquello no era para ellos, que como los habían mandado allí, que aquello era para “sus secretarias”....
      Me llamaban la que da los cursos de secretaria!!!

      Lo curioso es que a mi no me disgustaba la enseñanza, pero creo que en aquella época le cogí un poco de manía.

      He estado dando formación de vez en cuando hasta hace unos 10 años, pero ya las cosas eran de otro modo, la informática ya estaba instalada el el ámbito cotidiano y los propios funcionarios eran más receptivos.
      Hace creo unos 13 años hicimos cursos de GIS, una herramienta que empezaba entonces a destacar como importantisima, sobre todo para los técnicos que trabajan sobre el terreno, pues para ellos la digitalizacion del territorio fue fundamental.

      Pero tampoco te creas que no tuve problemas con algunos, que los tuve, porque gente cerrada de mollera los hay … a montones.

      Así que, con esta trayectoria mía, comprendo perfectamente a los profesores de adolescentes, que no sé como aguantan, yo no lo haría por nada del mundo.
      Amen de que tengo varios amigos en la enseñanza, institutos, colegios y FP, algunos se jubilaron ya con 60 años, y cuando menos estaban hartos de lo que veían todos los días.

      Comprendo perfectamente a la anónima enmascarada, pero la solución al problema no es fácil.
      La sociedad camina por derroteros extraños, convulsos, que de momento no sabemos donde nos llevaran. Y al final las aulas solo son el reflejo de lo que somos como conjunto, como tribu, como especie.
      Por cierto tengo una amiga bióloga, especializada en Biodiversidad, que dice que la especie humana se extinguirá por sobrepoblación...

      Visto así ,tanto da todo ¿no?

      Pues no, porque no pasará mañana, sino a la vuelta de miles de años....

      Saludos a todos. Concha.

      Eliminar
    2. La anónima enmascarada26 de febrero de 2016, 20:27

      Hola, Concha.
      Gracias por compartir tu experiencia. Menudos alumnos más protestones te tocaron! casi casi se parecen a los míos jeje.
      La verdad es que te debiste sentir como una pionera, imagino.
      Y en cuanto a lo que dice tu amiga, yo también lo he pensado alguna vez, aunque para ese entonces, todos calvos.
      Un abrazo,
      La anónima enmascarada.

      Eliminar
  13. Cazadividendos, a ese nivel y con ganas de estar y seguir en el from, por supuesto que es bonito y gratificante, pero elige a quién y dónde.
    Enmascarada, gracias a tus alumnos ninis, yo tengo trabajo, me dan mil vueltas pero no lo demuestran.
    En cuanto a ti, excedencia a alá que no espero que vuelvas.
    S2

    ResponderEliminar
  14. La anónima enmascarada26 de febrero de 2016, 20:30

    Hola, antoniogarcia72,
    espero que sigas teniendo mucho trabajo. Ojalá "mis alumnos" te dieran un poco de guerra en ese sentido, sería buena señal y no creo que tuvieran nada que hacer frente a ti (la experiencia es un grado).
    Lo de mi excedencia, me imagino que te refieres al día que logre la IF? desde luego que si la logro no vuelvo :-D
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Anónima Enmascarada.

    Yo también soy profesor de instituto.

    Estoy totalmente de acuerdo con la descripción de lo que supone hoy día ser profesor.

    Es una lástima que los alumnos no sean mejores, los padres más exigentes y los políticos más competentes.

    Saludos.

    ResponderEliminar